HEROES de CRÉDITO

Deuda hipotecaria: la frontera es el 40% de tus ingresos

Cuando te planteas adquirir una vivienda, una de las preguntas más frecuentes es la relativa al porcentaje que puede llegar a suponer el pago de la hipoteca sobre el total de tus ingresos.

¿Por qué un 40% de tus ingresos puede ser un porcentaje adecuado?

Un porcentaje en torno al 40% puede ser una cifra adecuada. Uno superior puede ser arriesgado. Ten en cuenta que hay circunstancias que pueden hacer que tus gastos se incrementen o tus ingresos se reduzcan. Eso podría hacer que la hipoteca se volviese insostenible.

Sin embargo, un porcentaje más reducido puede impedirte adquirir una vivienda acorde con tus posibilidades económicas, especialmente si no dispones de unos ahorros previos muy elevados para adquirirla.

Por otro lado, tienes que considerar este porcentaje no solamente para el pago de la hipoteca, sino para el conjunto de tus deudas. Por ejemplo, puedes decidir comprar una vivienda algo más barata con el fin de tener más holgura en tu presupuesto y poder pedir un préstamo para financiar unos estudios. Por otro lado, siempre debes sopesar los pros y los contras de utilizar la financiación hipotecaria no solamente para adquirir tu vivienda, sino también para poder realizar otros gastos e inversiones.

¿Qué vivienda te puedes permitir?

Antes de comprar una vivienda, debes reflexionar sobre la cantidad que puedes permitirte pagar. Y, sobre todo, ten en cuenta que el valor de una vivienda depende de sus características y ubicación.

Gracias a BBVA Valora, obtendrás una valoración de los inmuebles que más te interesan. Por ejemplo, puedes comparar inmuebles con determinadas características semejantes, pero en diferentes zonas, o puedes relacionar la valoración de un inmueble con los de su entorno, eligiendo el radio que quieres analizar.

Eso te permitirá incrementar tu capacidad de negociación, ya que podrás comparar alternativas. Si te piden un precio muy elevado, será posible buscar otros inmuebles por la zona o investigar en otro lugar, si lo prefieres.

Una vez sepas el valor de las viviendas que pueden interesarte, a través del simulador de hipotecas de BBVA puedes calcular las cuotas que tendrías que pagar por la hipoteca. Si se aproximan al 40% de lo que ingresas, normalmente vas por buen camino.

Tienes que regular tus ingresos

Debes reflexionar acerca de diversos aspectos acerca de tus ingresos. En primer lugar, habrás de valorar los riesgos que puedan existir si se produce una disminución de ingresos. Si son elevados, es recomendable reducir algo el porcentaje que representa el pago de la hipoteca sobre el total de tus ingresos.

Por otro lado, debes valorar las medidas que puedes tomar para poder esperar unos ingresos más elevados y seguros con el paso del tiempo.

Si consigues, gracias al trabajo, al ahorro, al emprendimiento o a cualquier otro factor, mejorar tus ingresos a largo plazo, también disminuirá el peso de las cuotas hipotecarias dentro de tu presupuesto. Por eso, si tienes planes que te permitan razonablemente prever una mejora de los ingresos, puedes permitirte pagar al principio una cantidad ligeramente superior al 40%.

No obstante, debes ser prudente. En primer lugar, no suele ser recomendable que el porcentaje se eleve muy por encima de ese 40%. Los sacrificios del comienzo de la hipoteca pueden ser muy grandes y pueden generar un exceso de presión que dificulte que tus planes salgan adelante.

En segundo lugar, tienes que plantearte hasta qué punto puedes equivocarte en tus previsiones y qué consecuencias tendría.

Vigila tus gastos

El equilibrio de tu presupuesto de gastos es fundamental para que quedes satisfecho con la adquisición de tu vivienda. El 40% que destines al pago de la hipoteca no ha de suponerte una gran carga psicológica.

Para ello, es muy importante que, dentro de tu presupuesto, tengas cubiertas todas tus necesidades esenciales, es decir, esos fijos que tienes que cubrir de forma continua, como por ejemplo la alimentación o las facturas de la casa.

También necesitas cubrir una cierta proporción de gastos de ocio, caprichos y, en general, cosas que, aunque no sean estrictamente necesarias, sí contribuyen a que tengas una recompensa psicológica a los sacrificios y esfuerzos.

Al tomar decisiones importantes (y decidir el porcentaje que representará el pago de la hipoteca dentro tu presupuesto lo es), la información es poder. Entrar en BBVA Valora te puede ayudar mucho con la información necesaria para tomar la mejor decisión.

Imagen|iStock.com/StockFinland

 

Powered by WPeMatico